Cómo los virus ‘buenos’ pueden influir en la salud

0
60

Aunque el papel de los virus “buenos” en la salud humana sigue siendo relativamente misterioso, poco a poco estamos desentrañando la importancia de nuestros visitantes virales. En esta característica especial, presentamos una sección descuidada del microbioma: el viroma.

El papel de las bacterias y nuestro microbioma en la salud y la enfermedad está a la vanguardia de la investigación médica. Estamos muy lejos de responder las muchas preguntas planteadas por los hallazgos recientes, pero ahora está firmemente establecido que sin nuestra flota personal de microorganismos “amigables”, nuestro microbioma, no prosperaríamos.

La ciencia médica, sin embargo, no se sienta en sus ancas; sus ojos siempre están fijos en el horizonte, esforzándose por describir la forma de las cosas ocultas a lo lejos. A medida que luchamos por descubrir las interacciones casi insoportablemente complejas entre las bacterias y la salud, el próximo desafío ya está esperando en las alas: el papel del viroma.

¿Qué es el virome?

Cuando escuchamos la palabra “microbioma”, inmediatamente pensamos en bacterias, pero técnicamente, el microbioma es la suma de todos los microorganismos en un entorno particular. Algunos científicos usan el término para referirse a la suma del material genético de estos microorganismos.

Entonces, aparte de las bacterias, el microbioma también incluye virus (el viroma) y hongos (el micobioma), entre otros visitantes. Hasta la fecha, los científicos han prestado relativamente poca atención al viroma o micobioma.

Los virus se han instalado en una variedad de nichos ecológicos en el cuerpo humano, especialmente en las superficies mucosas, como el interior de la nariz y la boca y el revestimiento del intestino. En esta característica, nos concentraremos en el viroma intestinal porque alberga la mayor cantidad de ocupantes virales y ha sido investigado más.

Por supuesto, los virus son más famosos por causar enfermedades, como la viruela, la hepatitis, el VIH y la rabia. Debido a la urgencia asociada con la enfermedad viral, este aspecto ha ocupado la mayor parte del tiempo de los investigadores. Sin embargo, muchos virus no tienen el más mínimo interés en las células humanas.

Introduciendo el bacteriófago

Los científicos consideran que el viroma es “la parte más grande, más diversa y más dinámica del [microbioma]”, y la mayoría de los virus en nuestro intestino son bacteriófagos. Donde hay bacterias, hay bacteriófagos en abundancia.

Como explican otros investigadores: “Los fagos son las formas de vida más abundantes en la Tierra, y son prácticamente omnipresentes. […] Algunas fuentes de agua dulce pueden contener hasta 10 mil millones por [mililitro]”. Los bacteriófagos infectan bacterias, se apoderan de su maquinaria celular y la usan para replicar su material genético. Ahora está muy claro que las bacterias intestinales influyen en la salud y la enfermedad, por lo que no es sorprendente que los virus que infectan a las bacterias intestinales también puedan tener una influencia significativa.

Terapia de fagos

Desde la década de 1920 hasta la década de 1950, los científicos investigaron si los bacteriófagos podrían usarse para tratar infecciones bacterianas. Después de todo, estos virus son expertos en destruir patógenos humanos.

Los científicos descubrieron que la terapia con fagos era efectiva y, lo que es más importante, libre de efectos secundarios. Cuando se descubrieron los antibióticos, la terapia con fagos se desvaneció en el fondo. Los antibióticos podrían fabricarse con relativa facilidad y mataron a un amplio espectro de especies bacterianas.

Sin embargo, con las capacidades de alta tecnología actuales y el temible telón de fondo de la resistencia a los antibióticos, el interés en la terapia con fagos puede resurgir. Un factor que hace atractiva la terapia de fagos es su especificidad. A menudo, los antibióticos eliminan un amplio espectro de especies bacterianas. Ahora que sabemos que las bacterias “buenas” viven en el intestino, sin embargo, está claro que esto no es lo ideal.

Mientras tanto, los bacteriófagos solo se dirigen a un rango estrecho de cepas dentro de la misma especie bacteriana. Además, solo se replican si sus bacterias objetivo están en el área local. Tomados en conjunto, esto significa que solo atacan la bacteria deseada y continúan replicándose hasta que hayan eliminado la infección.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here